Ser etiquetado como un perdedor tiene sus ventajas, incluso cuando un vehículo está adornado con la insignia de Ferrari. Un toque del acelerador deja a cualquiera, gratamente sorprendidos.