Un robot submarino llamado Icefin que ha ido a donde ningún sumergible ha ido antes, hasta el vientre del «Glaciar Doomsday» de la Antártida, ha descubierto temperaturas inusualmente